“Entre máscaras” se es niño y adulto

Instructora de arte Niurvis Santomé Cudeiro -a la izquierda. / Foto: Cedeño  Nariz colorada, extravagante indumentaria, rostro a todo color… ¡Bien fácil: un payaso! -advierte de inmediato el público compuesto en su mayoría por infantes. Mas no se trata de Yuste, el bufón del antiguo emperador chino Chiiu Shih huang-ti; tampoco de Cicirro y Filemón, famosos entre los romanos; menos de Giuseppe Grimaldi, célebre pionero del género Clown.

El personaje ¿algo? estereotipado adquiere una significación distintiva. Más allá del maquillaje, trasciende un ejemplo de cuánto supone en Cienfuegos un proyecto como “Entre máscaras”, encauzado desde hace tres años por la joven Niurvis Santomé Cudeiro.

¡EMPIEZA LA FUNCIÓN!

  Según su principal artífice, tal empresa tuvo génesis cuando aún cursaba estudios en la Escuela de Instructores de Arte “Octavio García Hernández”. En período de prácticas laborales, comenzó “este trabajo con niños de la ‘Carlos Manuel de Céspedes’. Ahí hice las captaciones. Entonces realicé el montaje de la obra El calabacín, una adaptación a partir del popular cuento ruso ¿Y tú que sabes hacer? Después integré las máscaras de la ardilla, el lobo, la liebre… Así participamos en festivales de pioneros y hasta obtuvimos premio en el ‘Galápagos’ que desde hace unos dos años tiene lugar en la sala Guanaroca”.

Con sede en el Palacio de Pioneros “Sueños de Juventud”, el referido grupo recibe apoyo desde la Asociación Hermanos Saíz (AHS) y la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC). Los ensayos transcurren a partir de las 4:00 de la tarde, con aproximación, cada lunes, miércoles y viernes.

A juicio de no pocos sureños, este, uno de los 13 proyectos comunitarios concebidos dentro de la Brigada “José Martí” en el territorio, remite a la esencia del Programa de Escuelas de Instructores de Arte surgido de modo oficial el 18 de febrero de 2001, y con experiencias expuestas en el II Congreso Iberoamericano de Cultura acaecido en Sao Paulo, Brasil. ¿Por qué? Persigue -sobre la base de la formación de un profesional con conocimientos universales y conciencia social- elevar el nivel de apreciación estética de los espectadores y ocuparles su tiempo libre útilmente.

PODER TRANSFORMADOR

María José Dibut Galera, la Payasita Salsita, dice haber notado el cambio en sí misma: “Cuando yo empecé me sentía muy nerviosa. Conocía a los niños, pero no estaba bien familiarizada. Luego me fui adaptando gracias a la profesora. Ahora nos divertimos mucho en familia (…) Me ha servido cantidad: en la escuela con mis amiguitos juego a hacer teatro; en la casa, le digo poemas a mi abuela (…) Estudiando y esforzándome seré una buena actriz”.Herminia Álvarez Valdaliso, abuela de María José Dibut Galera. / Foto: Cedeño

“Sí, mi nieta antes era incluso un poco agresiva -reconoce Herminia Álvarez Valdaliso. Tengo bastante qué agradecer; en este mundo dio un cambio total. ¡Lo ha resaltado hasta su profesor en el aula! Por eso apoyamos a los instructores en todo; trabajan de manera intensa y a veces no sé cómo pueden dar para tanto. Hacen las cosas con gran cariño y dedicación (…) Les transmiten firmeza, franqueza”.

“Porque no sólo se contribuye a desarrollar habilidades, capacidades o la creatividad; sino a promover el saber y el sentido de pertenencia. El espectáculo 20 poemas de payasos desesperados, por ejemplo, incluye versos de varios escritores sureños y algunos de Alexis Díaz Pimienta” -expone Santomé Cudeiro.

Sobre el impacto añade: “… En  los padres, ¡imagínate! Están igual de contentos que los pequeños. Se preocupan por traerlos en tiempo a los ensayos y se sientan a verlos”.

Pese a posibles limitaciones de recursos, sobresale la misión de ampliar su espacio innovador. Canción, fantasía, juegos, cuenta-cuentos… suponen la constante búsqueda de un cambio positivo en los otros: salud emocional, calidad de vida. Aunque siempre “es necesario que se intensifique más el trabajo”, consta incluso en anteriores informes de la Asamblea Provincial del Poder Popular.

“Ha constituido una tarea difícil merecer respeto y confianza -alega Niurvis y ríe. Soy muy bajita y delgada, ¡parezco asimismo una niña! Me paraba delante del resto y me preguntaba: ¿Qué voy a hacer si casi me superan en tamaño? Pese a su intranquilidad, logré mi objetivo a través de los juegos y ejercicios (…) Para perfeccionar nuestra labor, tenemos que sentir amor por esta y superarnos. Unido a las risas, hay que imponer seriedad”.

Escrito por: Lisandra Marene

Anuncios

Acerca de lospasosencontrados

Periodista del semanario CINCO de Septiembre, en Cienfuegos. Graduada de la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas.

Publicado el junio 15, 2011 en Confluencias de vidas y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: