¡Cííítricooossss!… ¿Cííítricooossss?

Foto: Internet Previo al cierre de diciembre, trabajadores de la Empresa de Cítricos Arimao deberán materializar la siembra de unas 35 “nuevas” hectáreas dedicadas a dicha clase de frutas. Ello forma parte de las acciones emprendidas en Cuba para impulsar el cultivo, cuyas plantaciones pertenecientes a la citada entidad -localizada en Cumanayagua, municipio de Cienfuegos- alcanzan unas mil 70 hectáreas en explotación.

Demoler… Renovar… ¡Parece ahora inaplazable!

¿Dónde?

“Yo no sabría decirte desde cuándo no disfruto un jugo de toronja bien frío. ¡Ni hablar de la mandarina, creo, casi en extinción! -refiere una señora de 66 años mientras, al interior de su jaba, acomoda una reducida ‘mano’ de platanitos junto a tres guayabas medianas (…) Oye, y la mayoría de las veces ni con los ‘guajiros’ encuentras naranja, por ejemplo”.

Entre referencias históricas en el sitio www.revolucioncubana.cip.cu lee usted: “A partir de 1959, la producción citrícola en la Isla se incrementó sostenidamente sobre la base del aumento de las áreas sembradas y del rendimiento. En 1968, quedó elaborado el primer Programa de Desarrollo (…) dirigido al incremento de la recogida y a los efectos de un mayor consumo por parte de la población, la exportación a la antigua comunidad socialista y a países capitalistas”.

Así lo recuerda Heriberto Aroche Rodríguez, especialista principal en Cultivo de Frutales dentro de la Delegación Provincial del Ministerio de la Agricultura. Fue por igual fecha cuando comenzó aquí todo -afirma-, “por la ‘Arimao’; aunque en el ’73 se sembraron otras áreas en Yaguaramas y Juraguá, donde acopiábamos el 60 por ciento de los volúmenes totales (…) Nosotros llegamos a tener 4 mil 769 hectáreas. Entre el ’88 y ’89, alcanzamos las 45 mil toneladas. Entonces había un gran abastecimiento al pueblo, casi durante todo el año”.

Sin embargo, hacia la célebre novena década del siglo XX los resultados correspondieron a la baja en los suministros de insumos y combustibles, unido a un descenso en la disponibilidad de mano de obra y la pérdida de la URSS como potencial comprador. Tres o cuatro años más tarde, devino notable el impacto del surgimiento de las Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC), los Mercados Agropecuarios Estatales y la Corporación Nacional de Cítricos. La Mayor de las Antillas se colocó entre los primeros productores del orbe. Ya luego de la reanimación, la repetición de cierta debacle…

Acá, desapareció el cultivo de entre la vegetación abreuense. Quedó sólo en el municipio montañoso del territorio sureño -corrobora el funcionario.

Y de acuerdo con datos oficiales, la campaña 2010-2011 inherente a la referida dependencia debía culminar con 4 mil 738 toneladas. Lejos de la planificación y estimados, reportó 3 mil 80 para un 35 por ciento de incumplimiento.

¿Principales destinos, entonces?

“… Si en esta ocasión le dejábamos el 15 por ciento del total a Acopio (según la demanda colegiada y con vistas a su posterior distribución mediante las redes de mercados estatales), no lográbamos responder a los planes de entrega a ‘Ceballos’ -señala Ivisley Díaz Águila, directora técnico-productiva, tras mencionar el llamado ‘turismo en frontera’. Por eso tuvimos que darle menos, para poder llevar lo comprometido con la industria.

“¿Cómo vamos a restablecer el cítrico, si no? La única manera radica en priorizar ese envío para convertirlo en jugo concentrado, pueda venderse en el extranjero y la divisa retorne”. Porque “se nos cayó la producción en casi dos mil toneladas” -reitera.

El libro Especies de Frutales Cultivadas en Cuba en la Agricultura Urbana y Suburbana contempla beneficios afines. Los autores Adolfo A. Rodríguez Nodals y Pedro Sánchez Pérez, al mencionar el limón, destacan sus propiedades antisépticas y bactericidas frente a infecciones de la garganta y neuritis. El uso de la mandarina en medicina alternativa -plantean- responde a derivaciones positivas en casos de tos, bronquitis, asma y reumatismo; el de la toronja, ante cuadros de fiebre e hipertensión arterial.

Respecto al tema, alude el citado material en las páginas 92 y 93: “Muchos estudios confirman que entre quienes consumen más naranjas y otros cítricos, la incidencia de ciertos tipos de cáncer, y en especial del estómago, es menor”. Se utiliza para contrarrestar la anemia, disminuir el estreñimiento, facilitar la circulación sanguínea, mitigar el insomnio y parásitos. “Una naranja diaria -preferiblemente al natural, pues ayuda a rebajar colesterol dañino-, cubre los requerimientos necesarios de vitamina C para una persona adulta. El potente antioxidante activa las defensas del organismo”.

http://www.ivoox.com/vitamina-c_md_893067_1.mp3″

¿Cómo?

Valores nutritivos aparte, las carencias en tablilleros de ofertas remiten a la repercusión de no pocos factores. Al decir de Díaz Águila, en el caso particular de Cienfuegos “pudiéramos mencionar la falta de fertilizantes. Además, requeríamos de una tecnología con la que aún existen deficiencias. No contamos con los equipos para podar; y nuestras plantaciones son viejas, llevan alrededor de 30 y tantos años”.

Aroche Rodríguez añade: “Hablamos de un cultivo muy costoso; necesita grandes atenciones e inversiones (…) Fueron descendiendo las producciones al surgir problemas de escasez con el Período Especial”.

La intensa sequía y otras incidencias climatológicas se suman. ¡Qué decir al adicionar la disminución de áreas bajo riego! -conviene Alcides González Alfonso, especialista de Sanidad Vegetal. A propósito, “nuestra empresa no se parece a la de hace 10 o 15 años, cuando un 65 por ciento de las tierras recibían aspersión (…) Ahora esperamos una reposición; sin equipo para esto resulta difícil lograr las cosas”.

Mas a juicio de la fuente, supera a los elementos precedentes uno de los más impactantes durante los últimos tiempos: la E1 Huang Long Bing (HLB). En un Manual Técnico consta hoy tal enfermedad como “la más devastadora de los cítricos a nivel mundial”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fue detectada por vez primera aquí en el 2007; si bien textos consultados en Internet reseñan por fecha 1998. Ya se halla dispersa por todo el país. Sus síntomas, después de un período de incubación oscilante entre seis y 12 meses, devienen perceptibles en hojas con manchas cloróticas; en el crecimiento detenido del árbol; en frutos que no evolucionan con normalidad y se les ve pequeños, deformados, con una posible coloración invertida en el transcurso de la maduración, unido a un cambio de sabor debido a los más bajos contenidos de azúcares y sólidos solubles. De ahí, buena parte de los descensos en cuanto a cantidad y calidad para su posterior comercialización.

En opinión de ciertos especialistas, mecanismos de regulación natural en cada agroecosistema han logrado reducir algo las poblaciones del insecto psílido Diaphorina citri, vector del HLB, sin el uso de medidas agresivas al ambiente. No obstante, varios alertan sobre lo atinado de mantenerlo, en lo posible, por debajo de los niveles causantes de daños económicos.

¿Cuándo?

Cual aparece en bibliografía especializada, una vez infectada la planta por la ayer llamada greening resulta imposible realizar su cura. “No existe ninguna variedad ni patrón resistente. Su control es exclusivamente preventivo, a través del manejo del vector, la siembra de arbustos certificados y la eliminación inmediata de los enfermos”.

En consecuencia, “esta plantación está llamada a desaparecer. El combate más grande reside en proteger las maticas que vamos sembrando (…) para evitar el contagio. Sí, es una batalla contra lo imposible, ¡pero toca hacerlo! Tratamos de mantener sólo lo bueno de lo viejo, alargarles la vida en lo permisible, y establecer un cítrico nuevo” -comenta González Alfonso.

Compresible luego una categoría adjunta: cuarentena. En declaraciones al períodico local CINCO de Septiembre, Ariel Rodríguez Valdés, director de la Estación de Protección de Plantas localizada en Cumanayagua, advierte que si en los inicios la enfermedad parecía revestir poca importancia, la realidad suele imponer los cambios. Contamos con una ventaja: “Donde usted arranque puede sembrar después con inmediatez; no se transmite por el suelo”.

  No obstante, ¿qué probabilidades hay de que las recién plantadas reciban el ataque del vector?

“Con las primeras, en la UBPC ‘Avilés’, aledaña al pueblo, hubo una reinfestación desde los propios patios. La gente tiene en sus casas cítricos antiguos (…) Ahora debemos suministrar posturas para que, de forma voluntaria, vayan sustituyéndolos por otras especies.

“Además, si usted echa abajo un campo, debe demoler también los alrededores; a unos 400 o 500 metros de distancia no pueden quedar plantaciones viejas. Y ahora, posterior a los 10 o 15 años es preciso volver a tumbar y sembrar, llevar un margen de vida útil más estrecho, con riego. Y volver a hacerlo. ¡Un ciclo! Eso de que duraban 30 y hasta 40 años para nosotros ya no es viable ante cuanto estamos enfrentando”.

De tales preocupaciones emerge el actual Programa de Desarrollo de Cítricos. Dentro de él, las renovaciones se programaron en el 2000, pero el verdadero despegue ocurrió nueve años después.

Por lo pronto, “estamos trabajando en la demolición poco a poco, de acuerdo con un cronograma. Vamos por la UBPC ‘Cuchilla’, con cerca de 20 hectáreas” -afirma Díaz Águila. Respecto a restantes cifras concebidas para el período en curso, “ya tenemos plantadas tres de lima persa, 19 de toronja (respecto a unas 27 proyectadas), y suelo listo para ‘montar’ diez con mandarina y limón”.

Subraya luego la dificultad asociada a la ausencia de un equipo pesado justo cuando existen suficientes posturas para continuar avanzando. Porque un personal estable y capacitado, a su juicio, las fomenta en dos casas de cultivo tapado con las condiciones creadas “para el año próximo entrar en las 120 hectáreas”.

Nota Alcides no poca trascendencia en ello: “Antes los viveros no eran protegidos, sino al aire libre; pero en sus etapas iniciales el cítrico es muy susceptible al HLB. Ahora se utiliza tela antiáfido, material certificado y todo lo exigido por Sanidad Vegetal. Después los ejemplares sanos van al campo, donde son sometidos a una protección permanente. También las áreas de siembra se ubican lo más lejos posible de las viejas plantaciones con un gran porcentaje de matas enfermas”.

“Durante los primeros dos años de vida le damos seguimiento a los retoños uno a uno. Tenemos técnicos bien adiestrados: rastreadores, les llamamos” -señala Rodríguez Valdés.

¿Y cuánto significaría lograr a cabalidad lo propuesto?

“De hecho, las primeras acciones en ‘Avilés’ muestran resultados. ¿Qué pasa? Se trata de variedades que tributan poco a la población. La toronja no es como el limón, la lima persa…” -continúa.

Según Aroche Rodríguez, “siempre quedaría una parte para la población, si bien menor a la cantidad de épocas atrás. En lo adelante, entre los meses de diciembre, enero y febrero, se vería la naranja, sobre todo destinada a hospitales, dietas, y con venta en ferias. ¡Pero no hasta el avance de este programa! (…) Los cítricos sólo a partir del tercer año comienzan a dar una producción regular.

“Hay voluntad política de recuperar (…) Ahora todo lleva implícito una tecnología muy exacta; demanda conocimientos para no fallar; ofrece mayor efectividad y seguridad. Expertos del Instituto de Investigaciones en Fruticultura Tropical chequean de forma sistemática, y asimismo nosotros en la provincia. Los rendimientos deberán ser superiores. Incluso, intercalamos guayaba, frutabomba y demás en busca de la rentabilidad”.

“Se espera que en el 2016 el cítrico tenga una respuesta -expone la directora técnico-productiva de la empresa Arimao. Y si somos capaces de (…) alcanzar semejantes planes, pudiéramos materializar las 21 toneladas por hectárea obtenidas en el 2001”.

… Aguardan degustaciones.

Escrito por Liudmila MORALES, Yudith MADRAZO y Lisandra MARENE

 Materiales relacionados:

El cítrico cubano aspira a crecer a partir del 2013

Anuncios

Acerca de lospasosencontrados

Periodista del semanario CINCO de Septiembre, en Cienfuegos. Graduada de la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas.

Publicado el julio 18, 2011 en Confluencias de vidas y etiquetado en , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: