Danza “encantada” en el verano cienfueguero

Con expresiones danzadas de cuantos valores y sentimientos han de cultivar hoy las nuevas generaciones -bondad, amistad, amor…- alumnos del Taller de Ballet en Verano promovido desde el teatro sureño ofrecieron un espectáculo-cierre. / Foto: Melissa Cordero  Se abrió el telón. Sobre el escenario, entre libros y canción, desfilaron las vocales con diminutas versiones: A…E…I…O… ¡y hasta la U con “la cuerda con que siempre saltas tú”! Tras los primeros aplausos, sumáronse a la fiesta estival La gallina Turuleca, El espantapájaros, El trencito. Luego flores, mariposas, brujas, un príncipe y su tan amada princesa dieron todavía mayor colorido y elegancia a El bosque encantado.

De tal modo -visiblemente mágico para cuantos inquietos pequeños compusieron el público-, recién acaeció la clausura oficial del Taller de Ballet en Verano 2011 programado cada año desde 2008 en el teatro “Tomás Terry”, de Cienfuegos. Un total de seis piezas transformaron la función en esa conocida suerte de deleite y convencimiento para padres, abuelos u otros familiares allí presentes.

En opinión de Anidia Saíz Ramírez, especialista de Eventos, Exposiciones y Actividades Culturales en la filial provincial de la Asociación Cubana de Artesanos Artistas (ACAA), “la formación es bien importante. Durante horas, en unas dos semanas, los infantes reciben el entrenamiento necesario. Incluye además apreciación de las artes con una perspectiva acorde a su tiempo. Lo notas: al escoger el repertorio y la música igual se tienen muy en cuenta las características y el lenguaje propio de cada quien. ¡Aprenden cantidad! De hecho, mi hijo empezó acá hace dos años y, en la actualidad, ya casi cursa el segundo nivel dentro de la Escuela Vocacional de Arte ‘Benny Moré’, en la especialidad de Danza. Esto complementa su educación”.

“Al principio me costó un poco adaptarme a trabajar con niños chiquitos -declara Grisel Martínez Curbelo, la profesora, graduada de la Escuela Nacional de Ballet. Ya cuando ves los logros… Siempre encuentro motivaciones para impulsar tal iniciativa personal. Llevo dos grupos: en uno, están aquellos con edades de cuatro a siete años; en el otro, de dicho límite en adelante. Fuera del período vacacional, las clases del taller transcurren los lunes, miércoles y viernes entre las 5:00 y 7:00 p.m. (…) Resulta gratificante saber que después continúan ellos el mismo camino (…) Todos colaboran y agradecen”.

A menos de dos meses de ingresar en preescolar o el llamado “sexto año de vida”, Eva Lorena Pérez Cordero, por ejemplo, cuenta: “A mí me gusta venir porque aprendo a hacer el split. En mi casa yo le enseño a mi mamá (…) Sí voy a seguir; ¡yo quiero ser bailarina!”.

Escrito por: Lisandra Marene

Anuncios

Acerca de lospasosencontrados

Periodista del semanario CINCO de Septiembre, en Cienfuegos. Graduada de la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas.

Publicado el julio 18, 2011 en Día al día y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: