El ajiaco que se hace en Qva Libre

Qva Libre durante su concierto en el "Tomás Terry", de Cienfuegos. / Foto: Cortesía de los especialistas del teatroAntes del 31 de diciembre, como pa’ que en Cienfuegos también “bailen, brinquen, gocen y retocen…” cercano el ¿fin?, Qva Libre retornará con la intención de ofrecer otro concierto. El director de la banda alude a preceptos musicales.  

“De géneros… no te puedo decir ninguno. ¿Qva Libre qué es? Una caldosa con patica de puerco, ¡y lo que aparezca!” -jaranea Carlos Díaz Soto en torno a ideas definitorias. Sabe de qué habla; lo asegura. Entre los actuales doce integrantes de la banda con una trayectoria de diez años, y la perenne urgencia por cantar La generación de la reduction e incitar a la Resistencia y Reciclaje, se distingue él, líder y único fundador si alguien inquiere, casualmente, sobre los avatares y las implicaciones de Meterte Adentro; o, más bien, de permanecer después.  

A la madurez intrínseca al tiempo mismo, el autor del sonado 2012 atribuye no poco: la capacidad para esbozar, en lenguaje urbano y por las claras, un problema social o los rollos del amor; el interés por componer y descomponer, en señal de experimentación aguda. Admite entonces la búsqueda de un sello propio; y su hallazgo. Igual los demás; junto a la proyección natural del grupo cuya sonoridad híbrida ha ido del metal a lo alternativo, lejos de aquello predecible por rutinario.

   El giro en el formato -estético y conceptual- tal vez pareció un poco confuso para sus seguidores desde el inicio, algunos, defensores a ultranza del rock convencional. Con el vuelco, ¿ganaron o perdieron público?

“Siempre hay una parte radical que no se encuentra preparada para recibir el cambio. Sin embargo, creo, las cosas se dieron. Sí ganamos público, aceptación, crítica… ¡en todos los sentidos! Tan solo ve el Premio Cubadisco 2011 en la categoría de Fusión, con un CD sin el amparo de nadie y hecho por nosotros; en competencia con agrupaciones del calibre de Síntesis… ¡Ya eso dice suficiente! Aunque, habrá gente en desacuerdo”.

  Para ciertos especialistas, por ejemplo, la fusión anda de moda. Dentro de esa perspectiva, ¿cómo revolucionar?

“En lo personal -y, considero, sucede asimismo con Qva Libre porque soy el Según Díaz Soto, el fonograma Viva Qva Libre, de creación independiente y merecedor ya de un Cubadisco, será pronto licenciado bajo el sello Bis Music. / Foto: Darilys Sánchez. principal causante-, me mantengo ‘brincando’ y buscando la manera de sonar distinto (…); lo más importante para mí: no tanto el virtuosismo como lo ‘diferente’.

“Me alimento de muchos ritmos; de cuanto me pueda servir y, en lo fundamental, de lo que ocurre en la calle. A veces comentan: ‘¡Ňo, el reguetón…!’. Pero debes escuchar de todo -estima, contrario a argumentos disímiles-; te puede servir en un momento determinado (…) Mirar atrás resulta bueno para el presente y el futuro”.

  Sí; aluden varios a cuánto se nutren ustedes de otros conjuntos y artistas. ¿En qué medida ello les ha aportado o generado cuestionamientos?

“Cuanto pasa en la cultura y la vida te tiene que tocar de alguna forma. Imposible estar en el charco y no mojarse -enfatiza quien ha colaborado con

Telmarys, Kumar, Vivanco e Interactivo. Ahora, no pienso que haya una influencia directa (…) Sin alardear, el sonido de Qva Libre es único, al menos para mí. Sí escucho cualquier cosa; y sigo mirando, analizando, estudiando. Mis influencias más fuertes están en el funk (…) Sobre las raíces de la música cubana, ¡pa’ qué contarte!: Irakere, Van Van… Ahí sí, por la costura”.

  ¿Sueños rotos en esta primera década?

“¡Ufffffff! Muchísimos (…) Pero esa no constituye una excusa para detenerse. Hay obstáculos en el camino y, al final, si perseveras triunfas”.

  ¿Cuánta mayor libertad pretenden asumir, en lo adelante, a la hora de concebir su propuesta melódica?

“Toda la del mundo. Nosotros hacemos lo queremos (…); fíjate, en parte y parte. El artista no puede enajenarse y pensar nada más en él. Sin el espectador no existe. Se trata de un puente. Te sientes bien contigo y, a la vez, debes ser consecuente con el resto y darle lo que le gusta sin sacrificar tus intereses personales”.

  ¿Y qué privilegios o riesgos entraña “hacer la música que a uno le da la gana”?

“Cuando logras lo que quieres, palpas el triunfo. Te da una satisfacción enorme saber: estás llegando; a la gente le llamó la atención tu fenómeno. ¿Riesgos? Bastantes: encontrar apoyo; romperte el lomo fabricando una historia; continuar doce años empujando este tren uno solo, pues te quedaste sin nada; tenerlo todo de nuevo…” -y suelta una carcajada reveladora en verdad.

Escrito por: Lisandra Marene

Anuncios

Acerca de lospasosencontrados

Periodista del semanario CINCO de Septiembre, en Cienfuegos. Graduada de la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas.

Publicado el septiembre 28, 2011 en Entre dos... !o más! y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: