TERRORISMO DE ESTADO: Quiero que diga “Game Over”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

No me atrapan los videojuegos -así, dicho literalmente. ¡Menos hoy! ¡Menos éste, gratuito, atrasado incluso en el supuesto de que escucha usted hablar hoy sobre una ¿nueva? administración USA! Referirlo, al verlo dadas esas eventualidades adheridas a la vida, obliga a asumir el calificativo de “protestante” en medio de la llamada Era de la Tecnología.Percibo en pantalla el perfil de (re)presentación. La lógica curiosidad ante lo casi desconocido dura apenas segundos. Leo. Cada grafía en idioma inglés insta a repeler, por consciencia, teclado y mouse; a apretar con fuerza Shift+Delete a ver si desaparecen de una vez y por todas las indicaciones de lo que también yo, bajo las condiciones de quien sea resulte el creador de Bush-Shoot Out, debería hacer.

Entonces inquiero por alguna remota razón para seguir. Sí, es preciso. Pretendo indagar más acerca de cuanto tiene alguien -experto en inventos- por aludir, por contar, en otro minijuego flash. Amén de mi voluntad, procuro ofrecerle al menos la oportunidad tras el derecho a la libre expresión.

Pero se le exprime a uno el estómago… Y Google, parece, deviene cómplice. Tras cualquier búsqueda on line encargada al efecto, muestra entre líneas primeras: “El presidente George Bush tiene que defender la Casa Blanca de un ataque terrorista”. “Asegúrate de que Bush y Condoleezza salgan…”. “Si te encantan la acción y los disparos, arriésgate a cuidar; enfréntate a los secuestradores”…

¿Cuándo se arremolinó tanto el tiempo? ¿Cómo se convirtieron los victimarios en víctimas/héroes?

Debo salir de aquí, rápido, ¡ya! Quiero ser siempre yo; ser y estar…

Comprobar que hay historias tan mal construidas incluso entre muñequitos, (des)interpretadas a la distancia de un clic para niños o jóvenes, produce una mezcla compacta de rabia y desconcierto. Duele; incomoda; inquieta. Otro discurso falseado posee igual trasfondo: desvirtuar realidades junto a las cuales, por ejemplo, estallaron 73 inocencias en pleno vuelo aquel 6 de octubre; o ¿cualquiera? decidió aprisionar Cinco réplicas del mismo sueño.

“Violencia”, “mentira”, “injerencia”, no compondrían siquiera un verso. ¡Jamás! Son palabras de una historia demasiado punzante.

Y luego obligo a mis ojos porque solo repulsión, devenida reflejo incondicionado, suscita la hipócrita explicación de cómo jugar: ¿Número de terroristas restantes o pendientes? ¿Disparar a inocentes deducirá de manera automática los puntos de tu cuenta actual? ¡Qué dicen!

Confío. Muchos sienten lo que yo; y gritan ahora, no después, por un “Game Over” desde el mismísimo principio.

Escrito por: Lisandra Marene  

Anuncios

Acerca de lospasosencontrados

Periodista del semanario CINCO de Septiembre, en Cienfuegos. Graduada de la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas.

Publicado el octubre 6, 2011 en Veo, veo y etiquetado en , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: