NUEVA POLÍTICA FINANCIERA Y CREDITICIA EN CUBA: Sin la mano del Rey Midas

“Nosotros -(25 mil trabajadores bancarios)- somos la primera trinchera en la defensa financiera del país”, asevera Medina Villaveirán. / Foto: Dorado  Ojalá bastasen la voluntad y los usuales apretones entre dos palmas. Mas, no. Aterrizar proyecciones en la nación -todavía más cuando precisa un desarrollo sostenible y ordenado, el equilibrio en los ámbitos macro y micro, además de respuestas coherentes a cuanto surge tras establecer ¿otras? relaciones económicas internas comprendidas en el sustantivo “actualización”-, demanda análisis; consultas; una base legal sólida; soluciones creativas; información suficiente y oportuna; dinero, ¡ahhhhh, sí!; y compromisos serios.

Por ello, solo para fines de este 2011 o inicios del año próximo se prevé entre en vigor la nueva política financiera y crediticia aprobada en Cuba hacia marzo pasado. Acerca de su incidencia “para lograr una mayor liberación de las fuerzas productivas (…) y elevar el nivel de vida de la población” cual indican los Lineamientos…, explica Ernesto Medina Villaveirán, ministro presidente del Banco Central de Cuba: “Esta constituye, a nuestro efecto, una de las actividades más novedosas e importantes que vamos a realizar”.

  Con vistas a la instrumentación de las modificaciones, ¿en qué medida hará falta variar los mecanismos vigentes para asegurar después financiamiento a personas naturales, productores agrícolas carentes de implementos e insumos, y cuentapropistas?

  “Los bancos están preparados (…) Lo que cambia es el sujeto del crédito (…) Por ejemplo, un trabajador por cuenta propia antes no poseía acceso a este (…), por otorgarse próximamente en sucursales de BANDEC, BPA y el Metropolitano de La Habana (…), en moneda nacional”.

No obstante, el titular insiste respecto a cierta “filosofía de labor”. A su juicio, transformaciones cruciales plantean al personal afiliado al Sindicato Nacional de la Administración Pública el reto de optimizar su gestión. ¿Cómo? Adjuntándole el binomio formación/profesionalidad. “… Mantener: la prestancia, el prestigio, la disciplina, la educación (…) Y tendremos que reescribir los manuales de Instrucción y Procedimientos” -advierte.

  Para el ciudadano “común”, se aclaró, la apertura de las líneas de crédito resultarían dirigidas en un principio a sufragar la adquisición de materiales para la reparación y construcción de inmuebles propios. ¿Se extenderá, por ejemplo, a la obtención de diferentes bienes según intereses individuales?

“Hoy, nos parece, la necesidad más grande de la gente es la vivienda. De acuerdo con la política bancaria (…) eso se logrará ampliar. Ahora, con los recursos con que cuenta el país, toca priorizar la adquisición de los materiales. Incluso, la mano de obra (…) Quizás usted se ve en condiciones de comprarlos, aunque no cuenta con el tiempo o la experiencia para levantar dos paredes. Requerirá contratar a una persona y, su salario, tal vez no le dará. Dentro de lo solicitado podrá pedir también una parte para lo de la ejecución”.

  En dichos casos, la cuenta -estiman- partirá de los mil pesos (40 CUC)… ¿Hasta dónde podría llegar, por encima del viejo tope de 3 mil?

  “Se opta por eliminar los subsidios (…) Por tanto, (…) en estos momentos tendrás que pagar (en las tiendas especializadas del Ministerio del Comercio Interior) precios más altos en comparación con los fijados hace unos doce meses. Ahí entonces entra el crédito como una ayuda.

“No significa que mañana irá alguien a pedir 100 mil pesos para edificar una casa y se los darán enseguida. Debe demostrar su capacidad para, en diez años, por hablar de una fecha, devolverlos. Si no, le dirán: ‘Usted no es sujeto para 100 mil, sino para 20 mil; y tal cantidad le vamos a proporcionar. Al ver el buen comportamiento de su operación, podremos ofrecerle otro financiamiento’.

“Resultará muy difícil para las personas, al costo actual de los materiales, hallarse en posición de obtener un préstamo de 140 mil. Si miras el salario promedio de un cubano… ¿qué lapso demorará para restituirlo? ¡Ah, podrá buscarse codeudores: uno o dos en su núcleo familiar! Asimismo, de disponer de una cuenta en el Banco, ponerla en calidad de garantía. Hay una serie de mecanismos. Cada caso será un traje a la medida”.

  Al evaluar los riesgos, la capacidad de pago de los solicitantes, ¿en qué grado devendrán limitantes las deudas asociadas a los equipos entregados dentro del Programa de la Revolución Energética?

  “Todo eso habrán de analizarlo (…) En el sector empresarial, cuando Modificaciones...determinada entidad carga una deuda y pretende un segundo sustento monetario, se considera la anterior. Acá, van a tratarse de establecer los plazos adecuados en función de que cada quien (…) alcance a repagar las tasas de interés (…), y les parezcan manejables (…) Pero sí se impone valorar (…) con qué van a pagar -si con el producto de su nueva actividad, digamos, la venta de alimentos, a partir de cómo funcionará sobre la base real de un mercado potencial…. Cuanto se busca en tanto fuentes de amortización y garantías, lo vamos a exigir”.

En virtud de las tasas de interés concebidas para aplicar en lo adelante, ¿percibirán el beneficio ambas partes: solicitantes y Banca, igual a decir Estado?

  “Subsiste un hecho en las tasas de interés. Mientras usted lleva una cuenta de depósito a plazo fijo, gana intereses. El Banco le paga una tasa (denominada pasiva). Luego, este nunca puede prestar a una (activa) menor respecto a la que paga (…) De ahí saca su capital”, del margen de rentabilidad.

  ¿Y cuánta aceptación, cree, supondrá la futura apertura de cuentas corrientes por los cuentapropistas?

“Para los que manejen operaciones superiores a los 50 mil pesos, será obligatorio mantenerla. Entre el resto, voluntario.

Modificaciones...  “Una institución bancaria de las citadas se encontrará con la potestad para comunicarle: ‘Porque le voy a facilitar un financiamiento, necesito que abra una cuenta para observar de qué modo se irán generando sus ingresos (referidos a la actividad autorizada) y percatarme de si, en alguna etapa, estará en condiciones de retornármelo’. Por consiguiente, puede convertirse en un requisito”.

En su declaración, explica Medina Villaveirán acerca de un “seguimiento” pertinente: “Dentro de la Agricultura lo hacemos (…) Un usufructuario de tierra recaba un crédito, por mencionar, para sembrar tomate; y lo obtiene. Después, nuestros especialistas, muchos hasta ingenieros agrónomos, con transporte asegurado, revisan en el terreno cómo él lo usa (…) Ocurre en dependencia. Si el capital de trabajo lo devolverá en 180 días, pues solo fue para comprar materia prima, no. Sin embargo, si su destino remite a una inversión que por lo general dura dos o tres años reintegrar, sí”; en cuyo caso cabe la utilización de los fondos inherentes a su Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) para asegurar el reembolso.

“… No podemos perder un centavo -acentúa. Todo el dinero que damos es el del pueblo. Aquí no existe un gobierno con una máquina de imprimir billetes, como en los países capitalistas, donde cuando un Banco se declara casi en quiebra le inyectan unos mil millones. Dondequiera que haya una operación, urgirá un equipo de expertos detrás para buscar la recuperación del financiamiento”.

Escrito por: Lisandra Marene

Anuncios

Acerca de lospasosencontrados

Periodista del semanario CINCO de Septiembre, en Cienfuegos. Graduada de la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas.

Publicado el octubre 18, 2011 en Entre dos... !o más! y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Comentarios desactivados en NUEVA POLÍTICA FINANCIERA Y CREDITICIA EN CUBA: Sin la mano del Rey Midas.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: