El bohío de todos

Según declaraciones de María Julia, por los exteriores laterales del Museo, en cierta ocasión el ya desaparecido Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque cantó La Lupe junto a aficionados del EJT. / Foto: Dorado  Lo encuentra uno justo al final… Durante otra suerte de “viaje de descubrimiento”, ya algo cerca quizás piensa en que antes de tocar a la puerta un buen guajiro le saldrá al paso para invitarle a entrar con el anuncio de la aromática “colaíta”. Pero, si se fija mejor, el cartel situado a la entrada deshace ese y sobre madera recrea un segundo pasaje igual de atrayente: Museo Etnohistórico de Montaña.

A partir del 30 de marzo de 2001, cuando dicha casa típica campesina ubicada en Centro Cubano II, en el Consejo Popular de Cuatro Vientos, devino institución única de su clase en Cienfuegos y Cuba, a no pocos pareció imprescindible trazar el camino “hacia” y “desde”. En opinión de la actual directora, María Julia Pérez Rodríguez, cumplimentar la máxima de “el Museo en la comunidad; la comunidad en el Museo” al interior del Macizo de Guamuhaya, es por eso tan prioritario:

“Dentro de la planificación, entonces, coordinamos actividades sistemáticas, algunas mensuales -expone. Las realizamos en escuelas, salas de video y círculos sociales de varios asentamientos. Debo mencionar la ‘Peña Infantil’, las ‘Tardes de Guateque’, el ‘Café Cultural’, ‘Saboreando’, los ‘Sábados Musicales’…

“También nos unimos a los miembros del Conjunto Artístico Integral de Montaña en aquellos encuentros que ellos organizan. Pretendemos promover y mantener tradiciones, costumbres genuinas”.

  ¿Y en realidad se inserta la gente de por aquí? ¿Han tenido notable impacto semejantes iniciativas?

“Recuerdo algunas recientes. En el verano, por ejemplo, junto al grupo Cumanay íbamos en las mañanas a un lugar y con el sol del atardecer nos veían más allá. ¡Hasta participamos en excursiones! Puede decirse que después de cuatro meses cerrados por reparación entre diciembre pasado y marzo, hemos resurgido (…) Aparte de las visitas que nos hacen muchos al recorrer la región del Plan Turquino, los pobladores acuden”.

  ¿Para re-conocerse del presente al pasado, cree? 

“¡Anjá! A su llegada explicamos: La instalación cuenta con siete salas. En las dos de Historia consta de forma cronológica el devenir del Ejército Juvenil del Trabajo (EJT), momentos significativos de esta organización ligada a las tareas socioeconómicas en la zona; y la etapa de Lucha Contra Bandidos en el Escambray, referida a la defensa de la Revolución Socialista… -Así, manuscritos, documentos y artículos personales cual carnés del Sindicato de Obreros Cafetaleros, uniformes, medallas y un Diploma de Honor a Luis Lara Yera, concedido por la Comisión de Alfabetización, por minutos te trastocan el tiempo en el mismo espacio.

“Las cinco restantes, de Etnología -continúa-, se hallan ambientadas de acuerdo con el criterio estético del campesinado: sala, comedor, cocina, cuarto matrimonial y exteriores donde radican corrales y secadero”.

No tarda la sugerencia a transitar el sitio cuyo personal, integrado por nueve compañeros, se debe a un horario de apertura oscilante entre las 10:00 a.m. y 6:00 p.m. de martes a sábado, y desde las 9:00 de la mañana a la 1:00 p.m. los domingos. Una vez fuera, en la sección trasera del inmueble de tipo vernáculo y construido en forma de ‘T’ sobre la base de un estudio de selección de los modelos replicantes en el área -destaca el sitio http://www.ecured.cu-, insiste la entrevistada en cuánta información han aportado los propios residentes en el lomerío:

“Mira, el llamado ‘vara en tierra’ lo componen 19 elementos. Contamos el Como el llamado toque del fotuto, este 'vara en tierra' respondía y responde aún a las creencias o hábitos del campesinado cubano. / Foto: Doradopilón, el yugo doble y el brasileño, cestos o jabucos, la tostadora de café, el palo de mayo, el molino… Ahí solían guardarse las cosechas, instrumentos de labor; y servía para guarecerse en época de ciclón. Además, nos han comentado que si la hija en el hogar cumplía 15 años, al mayor lo mandaban a dormir aquí. ¡Qué interesante,Acotaciones pertinentes... eh!”.

 

  Indica usted el total de piezas atesoradas: 368. ¿Cómo y con qué frecuencia las gestionan con vistas a ampliar el fondo?

  “A través de las mencionadas actividades de animación porque propiciamos conversatorios; del trabajo comunitario. Y se añade la investigación; nos lleva a distintos poblados, según la nueva metodología aplicada para saber qué nos falta, dónde ubicar (…) Entre las últimas adquirimos un tres, una fuente, un aguijón para bueyes.

“La donación resulta el principal método de recolección. Con el desarrollo, a veces hay quien manifiesta: ‘Ese trasto viejo no lo quiero’. Les hablamos luego acerca de conservarlo nosotros a pesar del paso de los años… Tiene gran importancia que la juventud conozca cómo se vivía por acá arriba antes del Triunfo de enero del ’59”, fundamentalmente, entre 1920 y 1961.  

  ¿Considera que el Museo hoy constituye una especie de epicentro cultural para cuantos habitan nuestra serranía?

“Sí, sí. ¡Cómo no!”.

Escrito por: Lisandra Marene

Anuncios

Acerca de lospasosencontrados

Periodista del semanario CINCO de Septiembre, en Cienfuegos. Graduada de la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas.

Publicado el octubre 25, 2011 en Entre dos... !o más! y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: