Mezcla(dos)

Pie de foto: A manos de Martínez Casanova recién llegó la máxima distinción conferida por la Dirección Provincial de Cultura en Cienfuegos. / Foto: DoradoDE LO AFRICANO… CUBANO; DE LO CUBANO… AFRICANO

Al “Aggó llé”, evento que a inicios de diciembre ocupa no pocos espacios en Palmira, municipio de Cienfuegos, asistió el Dr. Manuel Martínez Casanova. Él mereció aquí la Roseta de la Ciudad, dada su “interesante y admirable labor en la investigación y profundización de las Ciencias Sociales”. Acerca de la realidad que motivó su intervención en calidad de conferencista, ofreció declaraciones.

Está bien cuestionar cuánto nos define. Sana. ¡Y cómo nos definen los otros bajo una relación en ambas direcciones!

Tal concepción habría de allanar caminos al día siguiente en una Isla tan bendecida como signada por el mar. En torno a dicho presupuesto, el Dr. Manuel Martínez Casanova, profesor titular de la Universidad Central de Las Villas, aborda temáticas concernientes al sincretismo cual forma de expresión sociocultural. Para asentar la huella del primer paso, a propósito, esboza Algunos retos y perspectivas de lo afrocubano en la Cuba de hoy.

¿Quién es blanco?… Blanco es el color de Obatalá…

“Los portadores de lo afrocubano (…) han tenido que enfrentar históricamente su subvaloración -recuerda el además miembro de la Asociación Cultural Yoruba. Nuestra cultura surgió desde la visión de nación burguesa, en una república con tufo oligárquico. De ahí, lo popular fue subestimado, sobre todo aquello procedente de las tendencias africanas.

“Hubo entonces un intento de blanquearla (…) Añada usted a eso el racismo instaurado a partir de la influencia norteamericana (…) Y, por muchas razones, una de las tareas ilustrativas de la justicia social acá consistió en restablecer los derechos de todos los hombres y mujeres por igual, ante la Ley. Por tanto, a demostrar que el tono de la piel constituye un simple atributo, similar a la ropa por vestir.

“Ahora… ¿qué sucede? No se trata de un problema de color, sino de cultura. En un pueblo semejante a este -más allá de lo que debemos a los africanos traídos en barcos y porque no lograron matarles su espíritu, de su legado-, hablo de un patrimonio de los negros, blancos, chinos… La ascendencia adquiere otra significación: ‘parte de’. ¡No se puede inventar! Subsiste. Cuando oyes tocar los tambores, los cantos…

“En un momento, antes del triunfo de la Revolución, la sociedad oficial debió reconocer los cultos afrocubanos (…) ¿Un ejemplo? Vaya a ver la Virgen de la Caridad a El Cobre. Está de amarillo, con un manto bordado en dorado, y girasoles, y velas del mismo color. Toca preguntarse: si el Papa es infalible en asuntos de fe, y Benedicto XV la reconoció en tanto Patrona de Cuba llevando el manto azul, ¿por qué el cambio? Creemos en una Virgen de la Caridad mestiza, sincrética también. ¡Imposible negarlo!”.

 El devenir cultural de Cuba es como un volcán. Y si pareciera “tranquilo”… ¡no se confíe!

“La Cuba de hoy sufre las convulsiones del mundo que nos rodea (…) Persisten determinadas situaciones capaces de hacer visibles heridas aún existentes en nuestra sociedad. Incluso, algunas consideradas ya desaparecidas, olvidadas. Ello ha involucrado, sin lugar a dudas, el reforzamiento de ciertas tendencias -advierte el director de la Revista Signos, Premio Internacional Fernando Ortiz.

“El cubano tiende a mantenerse muy prejuiciado no obstante la cultura tradicional (…) No hablo de racismo, sino de prejuicios raciales -inconscientes, automáticos; pues de lo contrario resultaría racismo (…) Se sigue viendo ‘lo negro’ = distinto. Para puntualizar, les remito a los Estados Unidos, donde un afronorteamericano posee una categoría civil diferente de la del anglosajón.

“Acá no pasa. Semejantes diferenciaciones étnicas sonarían artificiales (…) Identidad. / Imagen: Internet¡Pero podemos correr el riesgo de que este término alguien comience a asumirlo ya lejos de la música, por ejemplo! (…) Empiezas a mirar y en determinados lugares, sin quererlo, hay un mecanismo que segrega (…) ¿Qué implicaría? La aparición de una reacción por parte de quien se siente discriminado: el encierro dentro de sí mismo.

“¡Cosas así podrían dividirnos! No en vano, el enemigo trata de estimular la idea. En contraposición, siempre será momento de unirnos desde la diversidad; porque ‘identidad’ no significa homogenización. Toca aprender a reconocer al otro, el valor de su cultura aunque no la compartas. ¡Igual podrías disfrutarla! ¿Por qué no? En Palmira recién se ha manifestado. Todo el que celebra el Día de Santa Bárbara no tiene por qué practicar la santería”.

 Re-africanización… Asumir ese u otros fenómenos representaría el mayor error: negar nuestra identidad, nuestra tradición.

El asimismo autor de diversas obras literarias, merecedor de la Distinción por la Educación Cubana, plantea retos a continuación de varias manipulaciones. “En este tipo de fenómeno ligado a lo afrocubano -menciona-, en lo fundamental respecto a la religión, vemos una gran mercantilización. Hay gente que vive de eso, lamentablemente.

Luego resalta un desafío de carácter internacional: “Mientras se da la posición racista ante ‘lo negro’ -África deviene a la par cuestionada-, hay una propensión inversa por respuesta: la defensa de lo africano, reivindicarlo como ‘lo tuyo’, la re-africanización de los pueblos. En nuestro caso, ¡al punto de negar hasta la tradición afrocubana!

“Sucede que la santería aquí no se corresponde con un culto africano, sino cubano de ascendencia africana. En aquel continente no existe nada parecido. En ningún lugar, allá, adoran a Changó y Yemayá al mismo tiempo, o a Oshún y Eleguá; ni usan soperas de porcelana; ni bailan luciendo una bata con los colores del orisha, sí, mas portando el abanico de una española, la corona, o por el estilo.

“Al final, nuestra religión es bien propia, parte de una identidad. Intentar re-africanizarla supondría negar la verdadera tradición, el patrimonio inmaterial (…) Y, yo pienso, el proceso de transculturación no se agota nunca”.

Escrito por: Lisandra Marene

Anuncios

Acerca de lospasosencontrados

Periodista del semanario CINCO de Septiembre, en Cienfuegos. Graduada de la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas.

Publicado el diciembre 7, 2011 en Entre dos... !o más! y etiquetado en , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Ariel Cruz Hernández

    Si bien es cierto que en los últimos años la religión yoruba y todo su contexto se ha mercantilizado, y cada vez en mayor proporción por conocedores y otros no tan conocedores que han visto en ella una vía asequible para solventar sus economías, otros la enmarcan en definiciones detestables por desconocimiento o irrespeto; y otros menos se desentienden de su existencia, contribuyendo así al no entendimiento unánime que requiere nuestra identidad, ese gran ajiaco que somos, como nos definiera Don Fernando Ortiz. Creo, sencillamente, que trabajos como este que nos presenta Lisandra nos adentran mucho más en el conocimiento de nuestra realidad, en fin, de quienes somos… de donde venimos!!!…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: